WE ARE WORKING NORMALLY DURING THIS COVID-19 CRISIS

La contaminación nos envejece

23826262_1285708874908581_816566800329681325_o
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
23826262_1285708874908581_816566800329681325_o
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

La contaminación nos envejece

Siempre hemos asociado la contaminación con problemas de salud. Habitualmente tendemos a relacionarla con dificultades respiratorias o incluso del corazón y es muy acertado. Pero, según apuntan los expertos, nuestra piel también sufre las consecuencias del aire contaminado.

La contaminación no solo penetra en nuestro organismo a través de la respiración, también a través de las capas más expuestas de la piel, allí se almacena en partículas microscópicas que no podemos ver, sin embargo, sí podemos percibir sus consecuencias. El resultado es un envejecimiento del cutis y otras complicaciones como acné

Por su parte, cuando nos exponemos al sol sin protección, incluso en invierno, los rayos ultravioleta hacen que estas micropartículas que se acumulan sobre la piel, se hagan más dañinas.

Algunos signos de este envejecimiento prematuro causados por la contaminación ambiental y, en ocasiones sumados a la acción del sol, son la flacidez en mejillas y párpados, las arrugas que se forman entre la nariz y la boca, las manchitas en la frente o el resto de la cara y el envejecimiento de las manos.

Existen factores externos como:

  • El tráfico 
  • La polución producida por calefacciones
  • Los pesticidas 
  • Los disolventes que se encuentran en muchas pinturas de la pared o productos de limpieza 
  • El tabaco
  • La quema de residuos
  • Los incendios forestales
  • La exposición al sol sin protección

Esto implica que nos encontramos con factores contaminantes no solo cuando salimos a la calle y paseamos por una gran ciudad llena de tráfico, también en el interior de casas y edificios o incluso, ocasionalmente cuando salimos al campo, por la posible exposición a herbicidas químicos o pesticidas que se fumigan, creando nubes que el viento puede llegar a transportar a mucha distancia o si nos llega el humo de algún incendio o quema controlada.

En definitiva, debemos aprender a protegernos de esta contaminación que puede estar en cualquier parte. En el caso de las grandes ciudades, es importante evitar salir a hacer ejercicio en las horas de más contaminación, que suelen coincidir con las de mayor tráfico. Para los interiores, podemos elegir pinturas libres de agentes contaminantes o usar humidificadores que ayuden a purificar el aire. Para evitar la suma del daño de la radiación solar, existen  protectores solares, siempre debemos tener en cuenta que sean de buena calidad. Por supuesto, no fumar.

Para el cuidado de la piel, es muy importante mantener una adecuada hidratación tanto externa como interna, porque no debemos olvidar, que nuestro exterior es un reflejo de nuestro interior. Una dieta equilibrada, con abundancia de fibra, frutas y verduras, nos ayudará a incluir vitaminas y minerales como el tocoferol, el zinc y el selenio, que contribuyan a proteger nuestras células frente al daño oxidativo, y cuidar nuestro organismo.

Subscríbete a nuestro newsletter

Te podrás beneficiar de promociones y ofertas exclusivas para suscriptores. 

Sin llenarte el buzón, garantizado.  

Puedes compartir este post en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on email

Sobre la crisis del COVID-19

Seguimos trabajando y comprometidos

Desde la declaración del estado de alarma, nuestro equipo hace teletrabajo.

Continuamos con nuestra actividad como proveedores de distribuidores de farmacias.

Nos comprometemos a mantener el abastecimiento y nuestro servicio de venta online, para que no te falte nada en tu establecimiento o en tu hogar.

¡Gracias por quedarte en casa y mucho ánimo!

Puedes leer nuestro comunicado completo aqui: